Ejercicios para niños con dislexia

EJERCICIOS PARA NIÑOS CON DISLEXIA

Dislexia

La dislexia es el trastorno de aprendizaje más conocido que afecta a la lectura y, por lo tanto, a la adquisición de conocimiento en algunos casos. Te contamos qué señales o signos pueden ayudarte a detectar esta patología y qué ejercicios para niños puedes llevar a cabo.

Signos

Confusiones de sonidos de palabras parecidas. Pueden ser invención de letras, intercambios de letras en palabras, usar el plural cuando no corresponde, etc.

Confusiones de derecha-izquierda o arriba-abajo.

Dificultad para encontrar palabras que rimen entre sí.

Dificultad a la hora de deletrear palabras.

Dificultades en el reconocimiento preciso y fluido de palabras.

Ejercicios para niños

Realizar ejercicios que le ayuden a conocer cómo se deletrean las palabras y cómo suenan las letras cuando se unen. Una opción es el típico “Ahorcado”.

Jugar a las palabras encadenadas o inventar canciones para ayudarle a detectar las sílabas de las palabras y su correcta pronunciación.

Leer siempre con él para que aprendan cómo suenan los símbolos escritos y cómo se agrupan las diferentes sílabas. Puedes leer tú para actuar de modelo y luego pedirle que te lea él a ti.

Leer palabras inventadas. Este ejercicio para niños es muy bueno cuando tienen dislexia ya que obligas a decodificar en el cerebro cada letra, su unión en sílabas y su sonido.

Debes intentar entender cómo puede sentirse un niño que padece dislexia. Es bueno que intentéis en casa focalizar la atención en otras de sus habilidades y potenciar su desarrollo con respecto a esa área. De esta manera, conseguirás evitar su frustración, sentimiento de culpabilidad y su autoestima no se verá afectada. Cualquier peque con dislexia puede ser magnífico en la práctica de un deporte, tocar un instrumento, jugar al ajedrez, bailar… o cualquier otro tipo de actividad. Destacar lo que se le da bien y reforzar esas aptitudes con halagos y palabras positivas, fomentan la seguridad en sí mismo y la autoconfianza.

Por otro lado, sigue existiendo mucha desinformación acerca de la dislexia e incluso afirmaciones falsas que sólo generan más confusión al respecto. Para que no te afecten y dispongas de todos los datos necesarios, te contamos algunos de los mitos más comunes sobre esta patología.

La dislexia es sólo cosa de niños

Algunas personas afirman que la dislexia es un problema que afecta sólo a los niños, pero la realidad es que afecta a ambos géneros en casi la misma proporción. Como las niñas suelen tener una conducta más tranquila su comportamiento llama menos la atención que el de los niños que son más traviesos, pero eso no significa que la dislexia se produzca exclusivamente en personas del sexo masculino.

Ejercicios para niños con dislexia

Los disléxicos leen de atrás hacia delante

Los expertos aseguran que revertir el orden de las letras no siempre es símbolo de dislexia. Los niños pequeños que no tienen dislexia, también cometen ese error, aunque no padezcan esta patología. De igual forma que, no es el único problema asociado con la dislexia. De hecho, puede influir en otros desórdenes que afectan a la escritura, el deletreo, el habla e, incluso, la socialización.

La gente con dislexia sólo de esforzarse más

No es que deban esforzarse más, sino que el método de aprendizaje debe ser diferente para los peques que sufren dislexia porque su cerebro también funciona de manera distinta. Por esta razón, es muy importante que si tu hijo padece dislexia lo comuniques enseguida a sus profesores y otras personas de su entorno, ya que la instrucción tradicional de la lectura y la escritura no es la adecuada para ellos.

La dislexia es un signo de bajo coeficiente intelectual

No sólo esta afirmación es totalmente falsa, sino que muchas personas con dislexia, discalculia u otras patologías del aprendizaje, completan sus estudios y llegan a tener una exitosa carrera. La dislexia nada tiene que ver con la inteligencia. Con el apoyo apropiado, un niño que sufra esta patología puede alcanzar igualmente sus metas.

La dislexia se corrige totalmente

La dislexia es una condición cerebral, es decir, que no tiene cura. Sin embargo, la intervención temprana y una adaptación correcta de los métodos de enseñanza pueden tener un impacto significativamente positivo en los logros académicos de los niños que la sufran.

Consejos para hablarle a tu hijo sobre la dislexia

Explícale qué es la dislexia

Es importante que tu hijo comprenda que la dislexia puede suponerle desafíos, pero que es igual de inteligente que el resto de sus compañeros y que no es la única persona que la padece. Hazle entender que aunque puede que las palabras para él no tengan sentido o que le resulte difícil asimilar conceptos, su cerebro funciona de manera diferente o con una metodología correcta mejorará en su aprendizaje. No debe agobiarse.

Asegúrale que cuenta con vuestro apoyo

No hay mejor apoyo que hacerle saber a diario lo orgullosos que estáis de él por intentar superar los obstáculos cada día. Asegúrale que siempre que esté en vuestra mano le ayudaréis en lo que podáis.

Elige el momento apropiado para hablarle sobre el tema

Cuando vayas a hablarlo sobre los obstáculos que supone tener dislexia, intenta que no esté con más personas por si se sintiera avergonzado, elige un momento en el que esté tranquilo y no esté realizando otra actividad o esté nervioso por alguna situación que le haya sucedido ese día. Se mostrará más receptivo y la conversación servirá como refuerzo positivo, en lugar de todo lo contrario.

Noticias relacionadas
Noticias en portada