Conversaciones entre madres e hijos

CONVERSACIONES ENTRE MADRES E HIJOS

Conversaciones entre madres e hijos

La relación madre-hijo es en ocasiones complicada, sobre todo, cuando llega la adolescencia. Por esta razón es de vital importancia saber dialogar y mantener siempre conversaciones entre madres e hijos que ayudarán a resolver dudas, evitar conflictos y transmitir sentimientos.

Trabajar en la relación padres e hijos desde que son pequeños es muy importante para que cuando llegue la adolescencia, etapa en la que ésta suele complicarse ya que suelen poner en cuestión las normas establecidas, como el horario de regreso a casa, todo resulte más sencillo. Te contamos algunas claves para lograr una buena relación entre padres e hijos y qué consejos puedes seguir para lograr una comunicación eficaz.

No toméis sus actos como algo personal

La mayoría de los padres creen que los actos de sus hijos son actos de rebeldía y que los hacen simplemente por llevar la contraria o desobedecer. La realidad es que no tienen ese objetivo, sino que están viviendo una etapa en la que necesitan diferenciarse de la postura de sus padres, razón por la que desafían su autoridad.

No son niños, pero tampoco adultos

A la hora de establecer las normas, es importante que tengáis en cuenta que vuestros hijos ya no son niños como para darles órdenes, pero tampoco son adultos. Resulta fundamental que sientan que sí les tratáis como adultos porque forma parte de su proceso de maduración y que, a la hora de dirigiros a ellos para establecer cualquier norma, intentéis modificar el lenguaje y cambiar un “no” rotundo en modo de orden por un “estaría bien” o “preferiría que”.

Sois sus padres no sus amigos

Aunque la confianza es la base de cualquier relación, no podéis perder de vista que no sois los amigos de vuestros hijos, sois sus padres. Es importante que siempre os tengan como figura de autoridad y referencia. Siguen necesitando normas y disciplina.

Comunicación padres e hijos

La comunicación es fundamental

Aprender a escuchar es esencial para que tus hijos sientan empatía por vosotros. La comunicación en la familia es la base de la confianza y por eso es necesario fomentarla. No sólo sentirán que sus padres están ahí para escucharles y para ayudarles cuando tienen un problema, sino que tendrán la confianza suficiente para contaros las cosas cuando éstas ocurran y para acudir a vosotros cuando algo les preocupe. No existirá una buena comunicación sin conversaciones entre madres e hijos.

Cuando existe comunicación en una familia es muy habitual que también exista complicidad, un ambiente de unión y afecto y, en definitiva, más confianza y respeto mutuo. Te damos algunos consejos para crear un mejor clima familiar y facilitar la comunicación y las conversaciones entre padres e hijos:

  • Busca siempre palabras positivas a la hora de transmitir los mensajes. Evita el uso de amenazas y los enfrentamientos. El mejor momento para dialogar no es cuando ha habido una discusión.
  • Enséñales que es importante que cumplan las normas, es una forma de aprender a ser responsables y de ganarse vuestra confianza.
  • Intenta ponerte siempre en su lugar. Es cierto que, especialmente durante la adolescencia, es difícil llegar a comprenderles porque están en una etapa de muchos cambios pero empatiza con él para que se sienta comprendido aunque no estés de acuerdo con su actitud o comportamiento.
  • Da mensajes coherentes y que no sean contradictorios y, por supuesto, nunca os llevéis la contraria delante de él.
  • Escúchale con atención e interés. Se predica con el ejemplo y si quieres que él haga lo mismo, es muy importante que también estés ahí cuando él lo necesite y le dediques tiempo.
  • Crea un clima emocional que facilite la comunicación. Enseñarle a hablar de sus emociones, a no sentir vergüenza al hacerlo y a tratar sus preocupaciones con naturalidad, debe formar parte de la educación desde que son pequeños. Resulta fundamental enseñarles a gestionar sus emociones y sentimientos.
  • Pídele su opinión cuando se trate de tomar decisiones que afectan a la familia.

Madres e hijos

Los especialistas afirman que las relaciones entre madres e hijas son más complicadas que, entre madres e hijos y, también hay diferencias en lo que a conversaciones entre madres e hijos se refiere. Las mujeres tenemos mayor capacidad para expresar nuestros sentimientos y, a través de las conversaciones se crea un vínculo muy especial y se consigue mayor confianza en la relación, pero debes tener en cuenta que, en ocasiones, una conversación puede derivar en una discusión.

Si esto ocurre, no debes sentirte mala madre, forma parte de la aventura de la maternidad ¡Ojalá todo fuera tan sencillo o los hijos vinieran con libro de instrucciones! Lo mejor en estos casos, es esperar a que ambos estéis más calmados para evitar decir cosas que no se piensan o tomar decisiones equivocadas.

Es curioso como la comunicación familiar ha cambiado con el paso del tiempo. Aunque está claro que todo depende, no de los años, sino de cada familia, antes la figura de los padres era mucho más autoritaria que ahora y existían temas de conversación que nunca se hablaban en casa, como puede ser el tema del sexo.

Hoy en día, lo habitual es que madres, padres e hijos puedan hablar de cualquier cosa. Para ello, no hay que convertirse en su mejor amigo, sino hablar con claridad, respeto y estableciendo siempre límites pues deben tener siempre presente que sois una figura de autoridad (no autoritaria). Las conversaciones entre madres e hijos o entre padres e hijos son un pilar fundamental en la convivencia familiar. Fomentar la comunicación es indispensable para que exista confianza, no sólo para resolver todas sus dudas sobre los temas que les inquieten o preocupen, sino para enseñarles a expresar sus sentimientos y emociones y aprendan a gestionarlos.

Noticias relacionadas
Noticias en portada