Mentiras sobre la maternidad

MENTIRAS SOBRE LA MATERNIDAD

Mentiras sobre la maternidad

¿Quién no ha escuchado alguna mentira sobre la maternidad? Algunas son frases hechas y otras fantasías que de tanto oír y repetir acabas creyendo. Prepárate que te contamos las más sonadas para que no puedas decir que no te prevenimos.

Tu vida no cambia

Quien te diga esto es que no ha vivido la experiencia de la maternidad o bien se le ha olvidado lo que era. Cambia por completo. Los ritmos, los horarios, las rutinas, las horas de sueño, el tiempo en pareja y, sobre todo, las prioridades.

Nunca más estarás sola

Si fuera cierto los psicólogos no hablarían del “síndrome del nido vacío”. Cuando los hijos se convierten en adolescentes o se independizan, puedes sentir la casa más vacía. En cualquier caso, no es que nunca más estés sola, sino que nunca más vas a volver a vivir tan despreocupada porque desde el momento en el que tienes un bebé, incluso antes de tenerlo, no dejas de preocuparte nunca porque esté bien y crezca sano y feliz.

Los hijos unen a las parejas

Es totalmente todo lo contrario. El agotamiento, las horas sin dormir, y las diferencias a la hora de establecer las normas pueden hacer mella en la pareja. Por eso es muy importante que haya mucha comunicación y nunca contradecirse delante de los hijos.

Todo es cuestión de organizarte

Olvídate de ser una súper mamá o no disfrutarás de la maternidad. No puedes pretender abarcarlo todo. Trabajar fuera de casa, criar a tu bebé, encargarte de las labores del hogar, cuidar de ti misma, tener tiempo para las amigas… ¡Es imposible! Por mucho que intentes organizarte, el día no dispone de tantas horas.  Asimilarlo será esencial para no agobiarte.

El mejor es el método Estivill

Seguramente que hayas escuchado a algún conocido o familiar que lo mejor para dormir a tu bebé es aplicar el método Estivill, que básicamente consiste en dejarle llorar hasta que se canse. No existe un método mejor o peor, sólo el que tú quieras aplicar. Escucharás millones de teorías diferentes, opiniones, maneras distintas de hacer las cosas… No te vuelvas loca y fíate de ti misma. Lo que le funciona a tu bebé no tiene porqué funcionarle a otro. Y no todos los padres tienen que establecer las mismas normas con sus hijos.

Método Estivill

Durante la primera etapa de la maternidad, entendiendo por ésta el embarazo, también ocurre lo mismo. Con el paso de los años las teorías de nuestras abuelas o, incluso de nuestras madres, ya no tienen mucho sentido. Desmitificamos las mentiras sobre el embarazo que probablemente hayas oído alguna vez.

Hay que comer por dos

¿Cuántas veces lo has escuchado? Totalmente falso. No es cierto que debas comer el doble sólo porque esperas un bebé. Tienes que aumentar la ingesta de calorías nutritivas según vaya creciendo tu barriga, pero eso no significa que debas comer por dos o aumentar la cantidad en tus comidas.

Relaciones sexuales

Todavía hoy, algunas mujeres piensan que es peligroso mantener relaciones sexuales durante el embarazo. No sólo no es así, sino que en este periodo la libido de la mujer es mayor y las relaciones sexuales suelen ser más placenteras ya que aumenta el flujo sanguíneo en la zona de la vagina. Salvo que tengas un embarazo de alto riesgo o el médico te haya recomendado que no practiques sexo, haz el amor con tu pareja cada vez que te apetezca y siempre que te sientas cómoda.

La forma de la barriga te indica el sexo del bebé

Cuando tu barriga empieza a ser incipiente, probablemente escuches “tiene toda la pinta de ser niña” o “va a ser niño” en función de la forma de tu barriga. Es totalmente falso que la forma de tu tripita determine el sexo del bebé, ya que son otros muchos factores como tu constitución, el estado de tus abdominales, el tamaño del feto… los que hacen que tu barriga tenga ese aspecto.

Los antojos

Las manchitas con las que en ocasiones nacen algunos bebés, nada tienen que ver con que se te antojaran fresas y no fueras inmediatamente a comprarlas. No es por los antojos por lo que se producen, sino por una proliferación de capilares sanguíneos o un exceso de melanina.

Ya conoces las típicas mentiras sobre el embarazo que probablemente hayas escuchado alguna vez. Si vuelves a hacerlo, puedes desmentirlas con total tranquilidad.

Los ardores

Una de las molestias típicas del embarazo son los ardores, aunque es cierto que no todas las mujeres tienen porqué sentirlos. En algunos casos sólo se dan en el último trimestre, pero también puede suceder que se produzcan a lo largo de toda la gestación. Probablemente hayas oído que se deben a que tu bebé tendrá mucho pelo, pero, aunque puede coincidir que sea así, nada tienen que ver los ardores con ello. Este tipo de molestia se debe a que el útero está creciendo para poder albergar a tu pequeño y cada vez resulta más complicado hacer la digestión. Si es tu caso, intenta evitar los alimentos que sean demasiado fuertes y no te acuestes inmediatamente después de haber comido.

Antes de creerte ninguna de las mentiras sobre la maternidad, recuerda que es una aventura única, irrepetible e incomparable que sólo tenéis que vivir a vuestra manera. De igual forma que cada peque es único, cada madre y cada pareja tiene una forma diferente de educar y criar a sus hijos.

Noticias relacionadas
Noticias en portada