barra head

¿Su hijo está comiendo demasiadas proteínas?

En mis años como dietista pediátrico, he visto a muchos padres preocupados por la falta de proteínas en sus bebés y niños pequeños. Sin embargo, en los últimos meses, empecé a recibir más preguntas sobre las consecuencias a largo plazo del exceso de proteína en la dieta de bebés y niños pequeños sanos.

Aunque todavía no tenemos muchas buenas investigaciones sobre el tema del exceso de proteína, algunos estudios llegaron a una conclusión similar: Parece existir una relación entre un alto contenido de proteínas en la dieta durante los primeros 24 meses de vida y un mayor riesgo de sobrepeso u obesidad más adelante.

Los estudios destacan un detalle crucial: El único tipo de proteína asociada con un crecimiento más rápido y el riesgo de exceso de peso era la proteína láctea, que se encuentra en la leche, el queso y el yogur. Esto parece significar que el exceso de proteína de la carne o de los vegetales está fuera de lugar.

¿Por qué los lácteos? Algunos expertos piensan que algo en los lácteos afecta a la secreción hormonal, en particular la IGF-1 (hormona de crecimiento similar a la insulina) y la insulina. Pero esta idea se llama "hipótesis de la proteína temprana" por una buena razón, ya que todavía no tenemos suficiente evidencia para señalar exactamente cómo o por qué los lácteos producen este efecto.

Entonces, ¿cuánta proteína debe comer su bebé o niño pequeño? En general, los expertos sugieren que un máximo del 15 por ciento de toda la energía debe provenir de las proteínas para los niños de 6 a 24 meses. Esto se traduce en 30 a 45 gramos por día, dependiendo de las necesidades energéticas.

La buena noticia es que las ingestas recomendadas de proteína establecidas por el Instituto de Medicina y seguidas por la Academia Americana de Pediatría están muy por debajo de este límite: sólo 11 gramos por día para los bebés de 7 a 12 meses y 13 gramos por día para los niños pequeños. Como puede ver, su pequeño probablemente no necesita tanta proteína como usted pensaba.

El truco está en asegurarse de que su bebé o niño pequeño esté recibiendo suficientes proteínas, pero no demasiadas. Afortunadamente, es menos difícil de lo que parece.

Ya sea que esté amamantando o dando biberón, durante los primeros 6 meses su bebé obtiene todas las proteínas que necesita de la leche materna o de la fórmula.

Cuando se introducen los sólidos y los bebés comienzan a beber menos fórmula o leche materna, asegúrese de incluir buenas fuentes de proteínas como carne, pescado, huevos y frijoles para compensar la disminución de la ingesta de fórmula o leche materna. Bono: Los alimentos ricos en proteínas como la carne y los frijoles también proporcionan hierro y zinc, que son nutrientes que preocupan a los bebés amamantados.

Limite los lácteos a una media o una porción por día para los bebés y de dos a dos y media porciones por día para los niños pequeños. Una porción de lácteos son 8 onzas de leche, 8 onzas de yogur o 1,5 onzas de queso duro. (Recuerde, la leche no se recomienda para los bebés menores de 12 meses de edad).

Muchos padres de niños pequeños quisquillosos se sentirán aliviados al saber que 2 tazas de alimentos lácteos al día cubrirán aproximadamente el 120 por ciento de sus necesidades de proteínas.

Aquí está el contenido de proteínas de algunos alimentos comunes. Recuerde, los bebés necesitan 11 gramos al día, y los niños pequeños 13.

  • Leche y yogur - 8 gramos por taza
  • Pollo cocido - 8 gramos por onza.
  • Huevo - 7 gramos
  • Frijoles cocidos - 3 gramos por 1/4 de taza
  • Pasta - 7 gramos (!) por taza.

Lo más probable es que no haya que preocuparse de que su hijo consuma muy pocas proteínas a menos que sea muy selectivo y renuncie a todos los productos lácteos.

Por supuesto, si su médico sugiere que su bebé o niño pequeño necesita un crecimiento de recuperación o requiere más proteínas debido a una condición médica, sus necesidades de proteínas deberán ser calculadas específicamente. Las recomendaciones anteriores están pensadas para bebés y niños pequeños sanos y con un desarrollo normal.

Este es un artículo de Natalia Stasenko, MS, RD. Natalia es una dietista pediátrica y madre de tres hijas jóvenes. Encuéntrenla en Tribeca Nutrition y en Twitter.

Noticias relacionadas