¿Cómo afecta la maternidad en la pareja?

APRENDE A AFRONTAR ESTA NUEVA ETAPA

Maternidad y pareja

Si alguien te dice lo contrario, miente. La llegada de los hijos a un hogar afecta en la pareja, pero lo importante es aprender a afrontar esta nueva etapa llena de cambios para que la relación se mantenga intacta. Te enseñamos cómo conseguirlo.

Antes de desesperarte, ten en cuenta que lo más importante es el amor. Si hay amor, luchar contra todos los imprevistos y problemas que puedan surgir siempre va a ser más sencillo. Lo segundo que debes saber es que, aunque fuerais de esas parejas que apenas discutíais, eso va a cambiar, pero no significa que hayáis dejaros de quereros, sino que todos esos cambios que se están produciendo, están afectando a vuestras formas de ser.

El cansancio, la falta de sueño, la sensación de que ya no dispones del tiempo como antes, la inexperiencia y, por supuesto, la forma tan diferente de hacer y entender las cosas, pueden causar problemas. La educación de un hijo también suele ser motivo de disputa porque no siempre tenéis porqué estar de acuerdo a la hora de establecer las normas. Mientras es un bebé, hay menos problema, pero debes saber, que, aunque pienses que “no se entera de nada porque es muy pequeño”, los niños entienden absolutamente todo, y cuanto antes evitéis llevaros la contraria y seguir los dos el mismo camino, mucho mejor, para vuestro hijo, pero también para vosotros.

Otro de los consejos esenciales para afrontar esta nueva etapa es que no permitáis que las opiniones de terceras personas como la abuela, la otra abuela, la prima, la tía, la amiga… intercedan en vuestra forma de hacer las cosas y, sobre todo, de educar a vuestro hijo. Aunque todos quieran opinar (y, os aseguro que lo harán), sois vosotros los que debéis decidir cómo hacer las cosas.

Recuerda que, aunque la maternidad y paternidad hayan llegado a vuestras vidas, seguís siendo personas individuales que tenéis unas necesidades afectivas, independientes a los roles de ser mamá y papá. Aunque hasta que os acostumbréis a los horarios y a las nuevas rutinas sea necesario hacer un esfuerzo para conseguirlo, es importante que intentéis sacar ratos para los dos. Momentos en los que no habléis de vuestro bebé y sintáis que seguís siendo vosotros. 

Noticias relacionadas
load