Cómo tomar la temperatura del bebé

Cómo tomar la temperatura del bebé

Cuidar a un bebé puede ser abrumador, sobre todo cuando no se encuentra bien. Los padres suelen tener dudas sobre la forma adecuada de comprobar la temperatura del bebé cuando siente la frente caliente. Si ha visto diferentes tipos de termómetros en el mercado, quizá se pregunte cuál es la mejor opción para usted y su bebé.

Es comprensible que tengas preguntas, y nosotros estamos aquí para darte respuestas. Veamos qué termómetros son los más adecuados para los bebés, cómo utilizarlos correctamente y qué hacer si descubres que tu bebé tiene fiebre.

Tipos de termómetros

Tomar la temperatura de un bebé es un poco más complejo que simplemente pegar un termómetro bajo su lengua. A diferencia de los niños mayores, los bebés no pueden sostener un termómetro oral en la boca. La forma de tomar la temperatura de tu bebé dependerá de su edad y de tus preferencias personales.

La importancia de los termómetros digitales

La Academia Americana de Pediatría (AAP) sugiere a los padres que utilicen exclusivamente termómetros digitales para tomar la temperatura de sus hijos. Los termómetros que contienen mercurio ya no se recomiendan para los niños bajo ninguna circunstancia.

Termómetros de mercurio

Estos finos dispositivos de cristal están rellenos de metal plateado. Suponen un riesgo porque pueden romperse y liberar niveles tóxicos de humos de mercurio.

Si todavía tiene un termómetro de mercurio, la AAP recomienda deshacerse de ellos inmediatamente y sustituirlos por un termómetro digital.

Los termómetros digitales también son preferibles por su capacidad de ofrecer una lectura rápida y precisa. De hecho, los termómetros digitales pueden revelar la temperatura de tu hijo en tan sólo 10 segundos. Apreciará la rapidez de la lectura cuando tenga que lidiar con un bebé inquieto y revoltoso.

Puedes encontrar termómetros digitales en Internet, en tiendas de bebés y en farmacias. Son más seguros que los termómetros que contienen mercurio y se venden a precios asequibles.

Los 6 mejores termómetros de 2021

Cómo tomar la temperatura de tu bebé dependerá tanto de tus preferencias como de su edad. Puedes utilizar un termómetro de frente (arteria temporal) en bebés de cualquier edad. Estos termómetros sin contacto funcionan midiendo las ondas de calor que desprende la piel del bebé. Cada termómetro frontal funciona de forma ligeramente diferente, por lo que deberá asegurarse de leer las instrucciones específicas que acompañan a su termómetro antes de utilizarlo.

En el caso de los bebés más pequeños, se sabe que la temperatura rectal es la más precisa. También se puede comprobar la temperatura del bebé bajo la axila, lo que se denomina temperatura axilar. Los bebés mayores de seis meses pueden utilizar un termómetro de oído (timpánico).

Los termómetros digitales de uso múltiple pueden utilizarse para lecturas rectales o axilares. Sin embargo, es importante reservar termómetros específicos para cada uso por razones sanitarias.

Un termómetro digital multiuso puede utilizarse para lecturas rectales, axilares u orales. Los escáneres digitales para el recto y los termómetros digitales para el oído también se pueden adquirir fácilmente en las tiendas o en línea.

Termómetros de uso múltiple

Los termómetros multiuso funcionan activando un pequeño sensor en la punta del termómetro que lee la temperatura de su bebé. Si vas a comprar dos termómetros multiusos para lecturas axilares y rectales, puede ser útil etiquetarlos como corresponde.

Termómetros para la frente (arteria temporal)

Si tienes varios hijos, los termómetros de frente pueden ser muy útiles. La temperatura se lee apuntando el termómetro a la parte frontal y lateral de la frente de tu bebé. El hecho de que los termómetros para la frente no requieran contacto puede ayudar a reducir la propagación de gérmenes en su hogar.

Termómetros de oído (timpánicos)

Los termómetros de oído leen las ondas de calor en el tímpano de su bebé e informan de la temperatura. Este tipo de termómetro se suele utilizar en la consulta del médico. Los bebés menores de seis meses no deben utilizar un termómetro de oído. Asegúrese de leer atentamente las instrucciones, ya que los termómetros de oído deben colocarse con precisión en el tímpano para generar una lectura exacta.

¿Qué termómetro es más preciso?

A veces, es necesario probar y equivocarse para determinar qué método es el mejor para tomar la temperatura de tu bebé. Algunos bebés toleran mejor ciertos termómetros que otros, y es importante encontrar el que mejor funcione para usted y su bebé. Aun así, los padres deben saber que algunos métodos de toma de temperatura producen lecturas más precisas.

Bebés más pequeños

En general, la lectura más precisa para los bebés es la temperatura rectal. Sin embargo, algunos padres tienen dudas a la hora de tomar la temperatura de su bebé por vía rectal. La lectura de la temperatura en la frente es la siguiente a la temperatura rectal en términos de precisión.

Es posible que observe que el médico de su hijo realiza una lectura axilar durante las visitas de control. Este método es mínimamente invasivo, pero se considera el método menos preciso para tomar la temperatura. Este método se utiliza mejor para fines de detección y puede ser seguido con una temperatura rectal si se observa una fiebre.

Bebés mayores

Los termómetros de oído son más precisos para registrar la temperatura que las lecturas axilares, pero son menos exactos que los métodos rectales o de la frente. El otro inconveniente es que deben realizarse con precisión para obtener una lectura exacta y sólo son apropiados para bebés de seis meses o más.

Si está buscando un termómetro para añadir a su registro de bebés, por ejemplo, debería optar por un termómetro digital multiuso en lugar de un termómetro de oído para empezar.

Cómo utilizar cada tipo de termómetro

Es útil familiarizarse con el termómetro antes de que sea necesario probarlo. Si tu bebé no se encuentra bien, es probable que te sientas algo nerviosa, por lo que saber qué hacer con antelación te permitirá tener una preocupación menos.

Tener a otro adulto con usted puede ser útil, ya que los bebés son inquietos por naturaleza. Si eso no es posible, puedes realizar la tarea por tu cuenta.

Antes de tomar la temperatura de tu bebé, asegúrate de que entiendes perfectamente las instrucciones. También es útil reunir el material de antemano para poder concentrarse.

Termómetro rectal

Los termómetros rectales pueden utilizarse tanto en bebés como en niños pequeños. Se trata de una zona sensible, así que asegúrate de introducir el termómetro con cuidado. También querrá tomar algunas precauciones adicionales antes de utilizar un termómetro rectal.

  1. Coloca a tu bebé en una superficie plana. Túmbale boca arriba. Si tienes un cambiador con correa, puedes fijarlo para que tu bebé se mantenga quieto y seguro.
  2. Lubrica el termómetro. Aplicar un lubricante, como la vaselina, facilitará la inserción del termómetro.
  3. Levanta las piernas de tu bebé. Tira suavemente de las piernas de tu bebé hacia su pecho para tener un mejor acceso a la zona de las nalgas.
  4. Inserte suavemente el termómetro en el ano de su hijo, aproximadamente de ½ a 1 pulgada. Coloca el termómetro en el ano de tu bebé. El termómetro debe introducirse aproximadamente de ½ pulgada a una pulgada y nunca debe forzarse.
  5. Espere a que el termómetro emita un pitido. El termómetro emitirá un pitido cuando se haya registrado la temperatura del bebé.
  6. Limpia la zona. Utiliza una toallita para limpiar la zona del pañal de tu bebé. Es posible que notes que tu bebé defeca después de quitarle el termómetro, lo cual es perfectamente normal.
  7. Desinfecte el termómetro. Debe limpiar el termómetro con agua y jabón o con un hisopo con alcohol después de cada uso.

Termómetro de oído

  1. Coloca el termómetro en el oído de tu bebé. Los termómetros de oído sólo dan lecturas precisas cuando se colocan correctamente.
  2. Apunte la punta según las instrucciones. Por lo general, querrá colocar la punta del termómetro entre la oreja y el ojo opuestos.
  3. Tenen cuenta los elementos. Para garantizar una lectura precisa, asegúrate de que tu bebé ha estado en el mismo entorno durante al menos 15 minutos. Espera un poco antes de tomar la temperatura de tu bebé si ha estado recientemente al aire libre.

Termómetro de frente

  1. Revisa las instrucciones. Los termómetros de frente son relativamente sencillos de usar, pero cada modelo funciona de forma diferente. Antes de utilizarlo, repasa dónde colocar el termómetro y cómo registrar una lectura precisa.
  2. Apunta el termómetro a la frente de tu bebé. Dependiendo del termómetro, puedes apuntarlo sólo a la frente del bebé, o a la zona de la frente y las sienes.
  3. Espera a que suene el pitido. Verás la temperatura registrada en la pantalla después de que el termómetro emita un pitido.
Cómo tratar la fiebre de tu bebé

Cada persona tiene su propia temperatura de referencia, por lo que lo que se considera fiebre varía un poco de una persona a otra.

Según la Academia Americana de Pediatría (AAP), generalmente se considera que la temperatura de un bebé tiene fiebre cuando supera los 100,4 grados Fahrenheit (38 grados Celsius). La fiebre en los bebés menores de tres meses puede ser grave y debe comunicarse inmediatamente al pediatra.

Las fiebres que superan los 40 grados Celsius (104 grados Fahrenheit) se consideran una emergencia médica. Si la fiebre de tu bebé alcanza o supera esta temperatura, debes llevarlo a urgencias para que lo examinen.

Los bebés también pueden sobrecalentarse fácilmente, aunque no estén enfermos. La exposición al calor excesivo puede elevar la temperatura corporal del bebé. El letargo, la respiración dificultosa o la confusión pueden ser signos de que su bebé está sufriendo un golpe de calor. Los bebés que muestran signos de insolación deben ser enfriados, hidratados y evaluados por un profesional médico.

La primera fiebre de tu bebé puede ser un momento preocupante, pero estarás mejor preparada si te familiarizas con las opciones de termómetros y las instrucciones para tomar la temperatura.

En la mayoría de los casos, le sorprenderá lo sencillo que es utilizar los termómetros actuales. Hay muchas opciones disponibles, así que seguro que encuentras un termómetro que funcione bien tanto para ti como para tu bebé.

Recuerda que tu pediatra está a tu disposición para aconsejarte sobre tu hijo. No dude en plantear cualquier duda que tenga sobre el uso adecuado del termómetro en la próxima cita de su bebé. Esto te ayudará a sentirte más segura a la hora de tratar a tu bebé si desarrolla fiebre.

Noticias relacionadas