Receta para niños: quiche de calabacín y cebolla

ECETA PARA NIÑOS: QUICHE DE CALABACÍN Y CEBOLLA

Receta para niños: quiche de calabacín y cebolla

Aunque seguramente ya lo sabréis, la quiche es un plato típico del norte de Francia. Se elabora habitualmente con masa brisa y huevos y es muy versátil ya que permite rellenos e ingredientes de todo tipo: verduras, carnes, quesos, pescado… Por esta razón, es una receta para niños ideal, en este caso quiche de calabacín y cebolla ¡verás que les encantará!

Ingredientes

1 base de masa brisa o quebrada, 4 huevos, 1 vaso de nata líquida, 200 gramos de queso gorgonzola o queso azul, 2 calabacines, una cebolla grande, aceite y sal.

Preparación

Paso 1

Extiende la masa quebrada en un molde redondo de aproximadamente 25 centímetros de diámetro. Pincha el fondo con un tenedor para evitar que la masa se hinche y hornea durante unos 15 minutos con el horno a 180º hasta que veas que la masa tiene un poco de color.

Paso 2

Echa en una sartén una pizca de aceite y cuando esté caliente agrega la cebolla y los calabacines, previamente lavados, pelados y cortados en láminas finas para que se hagan rápido. Una vez estén blandos, deja enfriar.

Paso 3

Bate los huevos en un bol y mézclalos con el queso en trocitos y la nata líquida. Remueve bien todos los ingredientes.

Paso 4

Saca la masa del horno y coloca sobre ella el calabacín y la cebolla. Después, añade la mezcla de los huevos con el queso y la nata, cubriendo el calabacín y la cebolla. Vuelva a llevar la quiche al horno y déjalo durante unos 20 minutos hasta que se cuaje la mezcla. Pasado este tiempo, ¡ya tienes lista tu quiche!

Una de las razones por la que esta receta para niños de quiché de calabacín y cebolla suele gustar tanto es que a los peques les encanta esa mezcla suave del sabor del calabacín con el sabor fuerte del queso. Un contraste que hace que se convierta en una receta única, aunque también puedes probar con los ingredientes que tú quieras. 

Noticias relacionadas
load