barra head

Cómo atender a un niño con traumas infantiles

Cómo atender a un niño con traumas infantiles

Cuando nos convertimos en adultos, las experiencias vividas durante la infancia y adolescencia van a marcar nuestros rasgos de personalidad. Por eso, es de vital importancia, el cuidado de los niños con traumas infantiles porque una situación traumática puede influir en el resto de tu vida.

¿Qué entendemos por trauma infantil?

Son situaciones que se generan por una vivencia dolorosa que impacta en el equilibrio emocional de un niño. Suelen encuadrarse en distintos niveles de dolor que también dependen de la capacidad de reacción de cada persona. No siempre la gravedad del suceso está relacionada con el grado de influencia emocional, ya que las costumbres, el entorno o la cultura, son factores que también influyen.

Síntomas

Ejercer como padres va mucho más allá de cubrir sus necesidades básicas. Observar el comportamiento de nuestros hijos o cualquier alteración en su conducta es clave para detectar si les ha ocurrido algún hecho traumático. Algunos de los síntomas pueden ser: cambio en el carácter, pesadillas, reticencias de acercarse a alguien en concreto, bajo rendimiento escolar, necesidad constante de llamar la atención…

Consejos

  1. No tengas miedo de hablar sobre el hecho traumático. Los niños no se benefician del “no pensar en ello”. Escúchale, no evites ni exageres la situación y trasmítele comodidad y apoyo.
  2. Establece rutinas. En el cuidado de niños con traumas infantiles es de vital importancia establecer rutinas. No hay nada más aterrador para ellos que el hecho de que las personas que lo cuidan sean desorganizadas o desordenadas. Unos horarios diarios establecidos para comer, cenar, hora del baño, hacer los deberes… les aporta seguridad.
  3. Afecto y cariño. Normalmente los niños que sufren traumas infantiles sienten miedo y desamparo. Las muestras de cariño pueden ser reconfortantes para ellos.
  4. Prestar mucha atención. A su comportamiento, forma de actuar… Los traumas infantiles pueden provocar síntomas incluso años después de haberlos padecido, por eso es muy importante observar a los niños que han sufrido alguna situación de este tipo.
  5. Si te ves desbordada con el cuidado de los niños con traumas infantiles lo mejor es que solicites ayuda para poder afrontar la situación cuanto antes.
Noticias relacionadas