Ejercicios para niños: gimnasia cerebral

EJERCICIOS PARA NIÑOS: GIMNASIA CEREBRAL

Ejercicios para niños: gimnasia cerebral

No sólo el ejercicio físico es bueno para los niños, sino también la gimnasia cerebral, también conocida como neuróbica o brain gym, ya que, a través de estrategias físicas y mentales, estarás fomentando el uso de ambos hemisferios cerebrales. Toma nota de estos ejercicios para niños que puedes trabajar con ellos. En este artículo, te revelamos algunos de los ejercicios que pueden practicar y que están recomendados para niños a partir de los cinco años, aunque pueden realizarlos cualquier persona adulta.

Los ejercicios de gimnasia cerebral combinan estrategias físicas y mentales para un mejor rendimiento del cerebro, generando nuevas conexiones entre la neuronas y,  mejorando así los procesos de aprendizaje. Son actividades que mejoran la atención, la concentración, habilidades como la lectura y la escritura y, además, son ejercicios que se pueden realizar en cualquier momento del día.

Botones del cerebro

Debe colocar una mano en el ombligo y con la otra debe imaginar que está ubicando otros botones en la unión de la clavícula con el esternón. Con esa misma mano, deberá hacer movimientos circulares en el sentido de las agujas del reloj. Este ejercicio sirve para estimular la función visual y la lectura.

Botones de la tierra

Este ejercicio estimula el cerebro y alivia la fatiga mental. Para ello, deberá colocar dos dedos debajo del labio inferior y dejar la otra mano debajo del ombligo para respirar varias veces.

Botones del espacio

Se colocan dos dedos encima del labio superior y la otra mano en los últimos huesos de la columna vertebral. Después, respirar varias veces. Su principal beneficio es la estimulación de la receptividad para el aprendizaje.

Bostezo energético

Hay que ubicar la yema de los dedos en las mejillas y simular que bostezas para después hacer presión sobre los dedos. Estimula la expresión verbal y la comunicación.

Gateo cruzado

Para realizar este ejercicio, pídele que mueva un brazo simultáneamente con la pierna del lado opuesto. Puede doblar una rodilla y levantarla para tocarla con la mano del lado contrario, o doblar la rodilla llevando el pie hacia atrás para tocarlo con la mano del lado opuesto. Este ejercicio para niños mejora los movimientos oculares derecha e izquierda, la visión y la audición, entre otros beneficios, además de mejorar su receptividad.

Ocho perezoso o acostado

Este ejercicio estimula la memoria y la comprensión, mejora las habilidades académicas ya que favorece el reconocimiento de los símbolos para decodificar el lenguaje escrito y mejora la capacidad de concentración, el equilibrio y la coordinación. Consiste en dibujar de forma imaginaria, o si lo prefieres utilizando un lápiz y papel, un ocho grande acostado. Se debe comenzar dibujando en el centro y se continúa hacia la izquierda hasta llegar al punto de partida. Debe hacerse con el brazo estirado.

El elefante

Es muy similar al ejercicio anterior, la diferencia es que tiene que realizarse con la cabeza pegada al hombro del mismo lado que se está utilizando para hacer el ocho imaginario. Este ejercicio activa el oído interno, mejora el equilibrio y activa el cerebro para la memoria a corto y largo plazo.

Sombrero del pensamiento

Invítale a que ponga las manos sobre sus orejas y juegue a “desenrollarlas”, empezando desde el conducto auditivo hacia afuera. Este ejercicio estimula la capacidad de escucha y ayuda a mejorar la atención y fluidez verbal.

Doble garabateo

Anímale a que dibuje con las dos manos a la vez, utilizando una hacia arriba o hacia dentro y la otra hacia abajo o hacia afuera. Estimula la motricidad fina y la escritura y mejora la coordinación. También puedes pedirle que dibuje un objeto concreto, por ejemplo una casa, y coja un lápiz de diferente color en cada mano.

La lechuza

Pídele que ponga una mano sobre el hombro del lado contrario apretándolo con firmeza y que mueva la cabeza de ese lado. Respirar profundamente y liberar el aire, girando la cabeza hacia el hombro opuesto. Después, repetir el ejercicio, cambiando de mano. Este ejercicio estimula el proceso lector y libera la tensión del cuello.

Ejercicios para niños: gimnasia cerebral

Beneficios de la gimnasia cerebral

  • Mejora la capacidad de atención y concentración gracias al uso de ambos hemisferios cerebrales, permite un mayor desarrollo de la imaginación y la creatividad, optimiza las capacidades de relación e interacción con las personas, aumentando la capacidad de socialización, mejora la capacidad de aprendizaje y retención de información y ayuda al cerebro a generar mejores mecanismos de estudio para obtener mejores resultados.
  • Ayudan a mejorar las destrezas ya adquiridas con el tiempo y optimizan las capacidades mentales. Por otro lado, mejora el rendimiento de las neuronas, aumenta la memoria e incluso puede ayudar a generar mayor confianza en uno mismo.
  • Este tipo de ejercicios no sólo es beneficioso para los niños, sino también para los adultos. La gimnasia cerebral mantiene el cerebro activo y evita el desuso de las neuronas. Ayuda a prevenir enfermedades como el Alzheimer, evita el desgaste de determinadas facultades y combate la pérdida de motricidad. También ayuda a combatir el estrés generado y la ansiedad.

Los ejercicios para niños relacionados con la gimnasia cerebral tienen numerosos beneficios para su desarrollo físico y mental, tal y como acabamos de comentar. A lo largo de nuestras vidas, incluso desde el momento en el que nos encontramos en el vientre materno, nuestro cuerpo juega un papel fundamental y es clave en cualquier proceso de aprendizaje, ya que le brinda al cerebro la información necesaria sobre el medio ambiente que nos rodea.

Noticias relacionadas
Noticias en portada