El papel de los abuelos en la educación de tus hijos

EL PAPEL DE LOS ABUELOS EN LA EDUCACIÓN DE TUS HIJOS

El papel de los abuelos en la educación de tus hijos

Debe existir una distinción entre el papel de los padres y el de los abuelos en la educación de los hijos. El problema es que, en algunos casos, los horarios laborales y la falta de tiempo hacen que los niños pasen más tiempo con sus abuelos que con sus padres y esto, a la larga, supone un conflicto, especialmente entre hijos y abuelos.

Hoy en día se ha producido un cambio provocado por el ritmo de vida ajetreado que predomina en muchos hogares, y lo abuelos, personas que han pasado toda su vida trabajando y que se han jubilado para disfrutar de la vida, vuelven a tener obligaciones diarias que exigen demasiada energía y que, en ningún caso, les corresponden.

Es natural que los abuelos concedan ciertos caprichos a los nietos y se centren especialmente en los aspectos más agradables como el apoyo y el cuidado de tus hijos. Es lo lógico, pues es verdad que su papel es más el de consentir, pero ¿qué ocurre si tus hijos pasan más tiempo con los abuelos porque tenéis que trabajar? En este caso, es muy importante establecer las reglas y no olvidar nunca que, aunque las circunstancias lo requieran, no es responsabilidad de los abuelos, sino vuestra, educar a vuestros hijos e intentar pasar el mayor tiempo posible con ellos.

Es cierto que el papel de los abuelos en la sociedad actual ha cambiado, debido en muchos casos, a la inestabilidad económica, ocupando un pilar fundamental en la vida de un gran número de familias. El paro, la inexistente conciliación laboral o la precariedad salarial, hacen que el apoyo de los abuelos se convierta en indispensable para poder subsistir.

Trabajar y ser madre a la vez cuando tu pareja también lo hace complica demasiado la conciliación familiar. Antes, nos cuidaban nuestros padres y los abuelos echaban una mano. Ahora, cuidar de los nietos se ha convertido en una obligación para muchos de ellos.

Sin lugar a duda, el cuidado de los niños por parte de los abuelos se ha convertido en un recurso habitual, no sólo como solución en las ayudas para las madres y padres que lo necesitan, sino como una norma general establecida en la que los abuelos se convierten en niñeras que, en la mayoría de los casos, pasan más tiempo con los niños que los padres.

En cualquier caso, los abuelos siempre deben ser figuras muy importantes en la vida de los nietos y, como padres, debemos fomentar que exista esa relación. Crear un vínculo emocional es enriquecedor tanto para ellos como para tus hijos. Los abuelos son una gran fuente de sabiduría y también pueden aprender mucho de sus nietos, pero salvo causas de fuerza mayor, nunca debes hacerles responsables de la educación de tus hijos. La situación ideal es que los abuelos actúen de apoyo para contribuir al equilibrio familiar, que recojan a tus hijos del colegio cuando vosotros no podáis, que alguna noche puedan hacerse cargo de ellos para que tu pareja y tú tengáis tiempo para vosotros y, en definitiva, que disfruten de sus nietos siempre que quieran sin tener la responsabilidad que ya ejercieron como padres.

Según un estudio del ministerio de Sanidad, el 70% de los abuelos de más de 65 años cuidan de sus nietos y cerca del 50% lo hace diariamente al menos durante 6 horas al día. Esto significa que el nivel de vida es tan elevado, que en muchos casos se necesitan dos sueldos para vivir y los abuelos tienen que hacerse cargo de los niños.

El problema es que el cuidado de los niños por parte de los abuelos no es una responsabilidad que les corresponda. Cuando los hijos pasan más tiempo con ellos que con los padres, establecer las figuras de referencia y autoridad resulta mucho más complicado. Además, el papel de los abuelos en la educación de tus hijos es el de consentir a los nietos, no criar ni educar.

Por otro lado, cuando los abuelos se convierten más en padres asumiendo responsabilidades que no les corresponden, ocurre otro problema y es que, en la mayoría de los casos, se producen más choques. Resulta complicado establecer unas normas o reglas en lo que a la educación de los hijos se refiere cuando son otros los que deben transmitirlas. Es lógico que si tus padres pasan más tiempo con tus hijos que tu pareja y tú, a veces intenten establecer sus propias normas, aunque éstas no tenga que ver con las vuestras. Para evitar este problema, definimos con más exactitud las funciones de los abuelos, que podríamos decir que son:

Cuidar a los nietos

Esta función debe ser entendida no como una responsabilidad obligatoria, sino como un recurso del que los padres pueden echar mano en ocasiones puntuales o cuando les apetezca pasar un rato en pareja. 

Abuelos

Transmitir valores

Los niños siempre están deseosos de aprender y los abuelos son las personas más indicadas para transmitir experiencias, conocimiento y valores que ayuda a los peques a crecer como personas.

Escuchar

Los abuelos actúan en ocasiones como confidentes de los nietos y desempeñan ese papel muy gustosamente. Ese salto entre generación y generación les permite poner distancia y ver las cosas de otra manera y desde otra perspectiva.

Divertirse

Historietas, cuentos, paseos interminables, vacaciones… Son pequeños placeres que a los abuelos les encantan. A fin de cuentas lo mejor que pueden hacer abuelos y nietos es disfrutar del tiempo juntos.

 

 

 

Noticias relacionadas
Noticias en portada