Videojuegos para niños con problemas de aprendizaje

Videojuegos para niños con problemas de aprendizaje

Los videojuegos para los niños, en su justa medida y, siempre y cuando su contenido sea el apropiado, no sólo pueden ser beneficiosos, sino que pueden ayudar a los peques con determinados problemas de aprendizaje. Éstos son los más conocidos.

Para la dislexia

Fast for Word

Es un videojuego para niños con dislexia que ayuda a compensar las dificultades que tienen con el procesamiento fonológico. Gracias a una práctica intensiva en la que se alargan artificialmente sonidos de consonantes para poder diferenciarlas, los niños consiguen en pocas semanas procesar mejor los sonidos de palabras a gravés de una mejora en la integración auditivo-visual.

Para la discalculia

Number Race

Es un videojuego diseñado para niños de entre 5 y 8 años que tiene como objetivo mejorar las capacidades numéricas a través de comparaciones entre diferentes cantidades.

Para el déficit de atención

Para trabajar esta patología se diseñaron unos ejercicios de entrenamiento con el objetivo de ayudar a niños entre 4 y 7 años a mejorar su atención ejecutiva. Estos ejercicios consisten en el manejo de un joystick para controlar a un gato que debe mantenerse fuera de la lluvia, ha de moverse hacia la hierba y tiene que atrapar a un pato cuando éste salga del agua.

Para la memoria de trabajo

Neuroracer

Con este videojuego tridimensional para niños y adultos se pretendía trabajar dos capacidades no entrenadas: la atención sostenida y la memoria de trabajo. Este juego está diseñado para realizar dos tareas a la vez; una, de discriminación perceptiva; y, otra, de coordinación visomotora.

Éstos son sólo algunos ejemplos de videojuegos para niños que pueden actuar como herramientas muy útiles de aprendizaje debido a su contenido motivador. Los buenos videojuegos consiguen que un mismo juego parezca distinto para cada jugador, lo que permite adaptarse a las necesidades e intereses de cada uno.

Noticias relacionadas
load