barra head

Las familias se enfrentan a expectativas irrazonables de aprendizaje a distancia

ESTO ES LO QUE HAY QUE HACER AL RESPECTO

La primavera pasada, el aprendizaje a distancia era más como un aprendizaje de crisis. Nadie esperaba que sucediera, no había ningún plan en marcha, y para muchos, era simplemente horrible. Mientras los distritos y los maestros se tomaban el tiempo de prepararse durante el verano, muchos padres esperaban que sus hijos tuvieran una mejor experiencia este otoño. Tristemente, ese no parece ser el caso.

Los padres ya han recurrido a los medios de comunicación social para quejarse de las expectativas poco realistas puestas en sus hijos, así como de las exigencias que se les imponen. Están compartiendo fotos de sus hijos desplomados sobre sillas en la derrota, llorando en el suelo del baño, o tirando libros por la habitación por frustración. Ha sido tan horrible que algunos padres sacaron a sus hijos de la escuela en la primera o segunda semana de clases.

Expectativas poco realistas para los niños y los padres

Los padres, que prefirieron no dar sus nombres por cuestiones de privacidad, compartieron historias de niños que recibieron calificaciones rebajadas por tardanzas o ausencias, incluso si los niños han tenido dificultades técnicas o simplemente olvidaron pulsar un botón para "entregar" sus tareas. Y algunas reglas escolares prohíben que los niños coman, usen sombreros o que sus hermanos aparezcan en la pantalla.

Otros padres dijeron que sus hijos de primaria y secundaria deben sentarse frente a una pantalla durante seis horas al día, visibles y ante la cámara, con sólo un descanso de 30 minutos para el almuerzo.

Y los requisitos para los padres también son muy estrictos. Según una familia, su distrito escolar envió un correo electrónico a los padres diciendo que esperan que los estudiantes de primaria tengan acceso a un padre u otro adulto que actúe como entrenador de aprendizaje desde casa cada día de escuela. E incluso llegaron a decir que las familias deberían crear múltiples espacios de aprendizaje en nuestra casa, uno para la creatividad, otro para leer y escribir, una estación de tecnología, y que también debería haber un área de actividad física y al aire libre. Pero obviamente, para la mayoría de los padres, eso es casi imposible.

Los padres estresados pueden pensar inmediatamente que la culpa es del profesor o de la escuela de su hijo, pero en muchos lugares, sus manos están atadas por los funcionarios del gobierno local o estatal que exigen que se cumplan ciertos requisitos para que la escuela reciba financiación.

"Los distritos escolares deben ser conscientes de las dificultades que las familias están experimentando en este momento", dice Paul Barger, abogado de educación y fundador/director de Barger & Gaines, "No deben esperar que los estudiantes estén siempre disponibles para cada Zoom, estén atentos y no se distraigan de ninguna manera durante ese período de tiempo". Las aulas contienen múltiples estudiantes que no serán todos capaces de las mismas cosas. Los profesores necesitan que se les permita la flexibilidad y la creatividad para adaptarse".

Cómo pueden los padres defender las necesidades de su familia

La consultora educativa y terapéutica Jodi Liston ha visto que la educación a distancia se está haciendo cargo tanto de los padres como de los hijos. A pesar de lo que digan las escuelas, está claro que los niños pequeños no pueden manejar esto solos. Depende de los padres ayudar con los enlaces perdidos o rotos, las direcciones confusas y la navegación por múltiples plataformas, lo que consume un tiempo precioso de su día de trabajo. Y cuando su hijo simplemente se agota y se derrumba en un charco en el suelo, los padres deben cambiar de marcha y reconfortarlos. Es agotador.

Si así es como te sientes, esto es lo que hay que hacer.

1. Trabajar con otros padres y maestros

En lugar de luchar sola, Liston, que es la presidenta/directora ejecutiva de HarrisKramer & Liston y fundadora y presidenta de College & Prep, recomienda que los padres formen una alianza con otros padres de la clase de su hijo para combatir juntos estos problemas. La mayoría de los maestros quieren ayudar a los estudiantes, especialmente durante esta inusual situación, por lo que el grupo debe apuntar a asociarse con el maestro, no a atacar.

"Como grupo, elijan un representante o acuerden tomar turnos para actuar como portavoz", sugiere. "Cuando el maestro envía un enlace roto o varios niños se sienten abrumados, el representante se pondrá en contacto con el maestro en nombre de la clase.

2. Crear expectativas razonables

"Los padres deberían considerar la posibilidad de redactar su propia carta de derechos para abordar estas cuestiones y pedir que no se penalice a los niños cuando haya un vínculo roto o falte información -los padres no siempre pueden dejarlo todo para ayudar", explica Liston.

3. Manténgase en contacto con los maestros

Lo más probable es que si su hijo se está derritiendo debido a un día entero de aprendizaje virtual, también lo están sus compañeros de clase. Esta es una gran oportunidad para que el portavoz del grupo llegue al profesor para ajustar las expectativas. Pero si las necesidades de su hijo son específicas o parece que se está quedando atrás, acérquese al maestro individualmente.

"Programe un tiempo para hablar con el maestro de su hijo y dígale lo que está observando en casa", recomienda Barger. "Explique sus preocupaciones y las dificultades que su hijo está experimentando, y luego pregunte al maestro qué puede hacer para solucionarlo. Aunque el maestro no está legalmente obligado a hacer adaptaciones sin un plan de educación especial, la realidad es que muchos maestros lo hacen de todos modos. Es la mejor práctica".

4. Pregunte por lo que su hijo necesita

Piense lógica y creativamente sobre lo que funcionaría mejor para su hijo. Tal vez el maestro pueda reducir el número de tareas o disminuir el número de preguntas que su hijo debe responder si se siente abrumado por el trabajo. Si el problema es el excesivo tiempo de pantalla, tal vez pueda asistir a una sesión de cada dos, o tomar descansos más frecuentes, para llegar a un día completo.

5. Mantén los registros...

En el camino, tanto Barger como Liston recomiendan que documente todo, desde lo que su hijo es y no es capaz de lograr hasta cualquier conversación que tenga por teléfono, en caso de que necesite demostrar la regresión de su hijo y la falta de apoyo en una fecha posterior.

6. Piense en los efectos sobre la salud mental

Ver a todo el mundo sentado en un aula virtual no es lo mismo que en una escuela presencial, y está afectando a la salud mental de los niños.

"Una cosa que no puede pasarse por alto es la importancia de la interacción social", dice Barger, que ha sido testigo del mismo problema, especialmente con los niños que antes luchaban con las habilidades sociales: ahora están completamente desconectados y han perdido los logros sociales que habían conseguido.

Los niños necesitan oportunidades para conectarse con sus amigos y compañeros, especialmente ahora que la educación a distancia puede sentirse muy aislada. Si su hijo tiene el mismo maestro todo el día, pida que le dedique tiempo a las actividades sociales entre las asignaturas y a los proyectos en grupos pequeños.

7. Prepárese para aumentar sus peticiones

Cuando un profesor no quiera o no pueda ayudar a su hijo, acérquese al director, al subdirector o a un consejero de orientación, dependiendo de la estructura de la escuela. Es posible que puedan proporcionar apoyo o alojamiento a nivel del edificio.

8. Tenga paciencia con usted mismo

Los tiempos sin precedentes exigen medidas sin precedentes. Formar una coalición con otros padres, y dejar de lado cualquier diferencia para hacerlo, puede marcar la diferencia al abogar por sus hijos durante esta pesadilla de aprendizaje a distancia. Pero si todo lo demás falla, consulte con un profesional que conozca su distrito antes de apretar el gatillo. Le ayudará a entender sus derechos y opciones para que pueda tomar la mejor decisión para usted y su hijo.

Noticias relacionadas