Arte sobre madres

ARTISTAS QUE RETRATARON A SU PROGENITORA

Arte sobre madres

Son numerosos los artistas que han retratado a sus madres en sus obras de arte, bien por una cuestión económica, ya que no todos los artistas podían permitirse pagar a una modelo para hacer un retrato; o bien, porque sabían que eran sus fans más incondicionales. Éstas son algunas de las principales obras de arte sobre madres.

James McNeill Whistler

La madre del artista se convirtió en uno de los iconos más famosos de la historia del arte. Se llamaba Anna Matilda y, cuando posó para su hijo, tenía 67 años. A pesar de todo, James McNeill Whistler no quería pintar un retrato de su madre, sino hacer un estudio cromático de los diferentes tonos de gris y negros, pero en realidad, le daba igual quien posase.

Van Gogh

Fue la madre de Van Gogh quien aficionó a su hijo al arte. Era muy buena dibujante, de hecho, el artista comenzó a introducirse en este mundo, copiando los dibujos de su madre. Durante su estancia en Arlés, Van Gogh recibió una fotografía de su madre y como le ponía muy nervioso ver la imagen en blanco y negro, decidió hacer un retrato a partir de la fotografía.

Toulouse-Lautrec

El artista idolatraba a su madre y la retrató infinidad de veces. Fue ella quien se encargó de cuidarlo y de que no le faltara de nada hasta que murió de sífilis a los 36 años.  Siempre la representaba con el mismo aire pensativo y distante, como si fuese un ser humano excepcional al que sólo se puede contemplar desde lejos.

Según la especialista en psicología familiar, Mariana Guedes Bahía, el impulso para que una persona se convierta en artista viene dado por el hecho de que alguna figura significativa valide al futuro artista en sus inquietudes y, en este caso, una madre, “ha sido siempre la más privilegiada fuente de validación del individuo”, de ahí que existan numerosas obras de arte sobre madres.

Noticias relacionadas
load