barra head

Cambios de humor durante la maternidad

Cambios de humor durante la maternidad

¿Estás embarazada y te preguntas por qué tienes tantos cambios de humor? No te preocupes, los cambios hormonales que se están produciendo en tu cuerpo están afectando a tu estado de ánimo pero no desesperes porque esta situación durará un tiempo.

Muchas mujeres experimentan emociones exageradas durante esta primera etapa de la maternidad. Tan pronto están eufóricas como de mal humor. Otras, en cambio, se sienten deprimidas o ansiosas. En la mayoría de los casos, los cambios bruscos de humor surgen a partir de la sexta semana, suelen disminuir en el segundo trimestre, y de nuevo se acentúan cuando se acerca el final del embarazo.

Es una etapa que puede resultar muy estresante, aunque la felicidad también te invada, es normal que haya momentos de ansiedad pensando si tu bebé nacerá sano, si podrás compaginarlo con tu trabajo, cómo afectará a tu relación con tu pareja o si tu familia vive lejos, es posible que te sientas triste por no poder compartir más de cerca esta nueva etapa. Incluso si deseas a tu bebé con toda tu alma y estás muy feliz e ilusionada, es normal que haya momentos en que te invada la ansiedad. Aunque tu embarazo haya sido planeado, quizás te sientas insegura con relación al futuro que se avecina.

Por otro lado, los cambios físicos que se producen en tu cuerpo y los síntomas típicos de la gestación como la hinchazón, acidez, el cansancio… también pueden afectar a tu estado de ánimo y tener la sensación de que no eres capaz de controlar a tu propio cuerpo.

cambios humor

Trata de recordar que es importante para evitar que estos cambios de humor te afecten lo menos posible, no llenarte de tareas, ni intentar abarcarlo todo. Es esencial que te dediques tiempo porque, aunque no te des cuenta, hacerlo, también significa que estás cuidando de tu bebé. Consiéntete un poquito, organiza una cena romántica con tu pareja o vete de compras con tus amigas, todas las actividades que te ayuden a desconectar y relajarte serán beneficiosas para ti y tu futuro hijo. Toma nota también de estos consejos.

  • Tómatelo con calma: no olvides que lo más importante es cuidarte, así que resiste la tentación de hacer millones de tareas antes de que llegue el bebé, porque una vez que eso ocurra, será más difícil que puedas dedicarte tiempo.
  • Fortalece el vínculo con tu pareja: si tienes pareja, no dejes de expresarle cómo te sientes y fortalece tu vínculo con ella, dedicándole también algo de tiempo. Organiza una pequeña escapada, una cena romántica… Compartir vuestros sentimientos os ayudará a estar más unidos cuando llegue el bebé.
  • Haz algo que te haga sentir bien: darte un masaje, ir al cine, echarte una siesta, dar un paseo, ir a la peluquería o hacer algo especial con tu pareja.
  • Habla de tus emociones: compartir tus preocupaciones y sentimientos sirve para disipar los miedos y sentirte más segura.
  • Controla el estrés: busca formas para evitar que aumente la frustración o tus niveles de estrés y ansiedad. Duerme cuando lo necesites, come bien, haz ejercicio, acorta tu lista de tareas o prueba con alguna clase de yoga u otra técnica de relajación.

Y, sobre todo, si padeces muchos cambios de humor durante esta primera etapa de la maternidad, ¡no debes preocuparte! Piensa que durante el embarazo se suman un conjunto de factores que pueden llegar a provocarte la sensación de descontrol absoluto de tu cuerpo. Todas tus emociones están sufriendo más altibajos que una montaña rusa. Es normal. 

Si sientes que tus cambios de humor se vuelven más frecuentes, o si se prolongan durante más de dos o tres semanas de seguido, consulta con tu médico de cabecera porque tal vez debas acudir a un psicólogo. Cerca del 20% de las mujeres sufren una depresión leve o moderada durante el embarazo. Las investigaciones demuestran que los problemas emocionales no tratados pueden afectar el bienestar físico del bebé y aumentar el riesgo de partos prematuros y depresión postparto.

Cambios de humor después del parto

depresión postparto

Después de dar a luz muchas mujeres se sienten agobiadas, decaídas e incluso han perdido el interés por su bebé. Si esto sucede durante más de un mes, tal vez estés sufriendo depresión postparto y debas recibir un tratamiento especializado. Además de estos síntomas, esta patología va acompañada de crisis de ansiedad o angustia, llanto espontáneo, sentimientos de inutilidad, infravaloración o culpa.

Para evitar el riesgo de depresión y evitar las inseguridades que pueden surgir, especialmente, cuando eres madre primeriza, es importante que no pases demasiado tiempo sola, que compartas tus sentimientos con tu pareja, familiares, amigos o grupos de apoyo que pueden servirte de gran ayuda. Si las visitas te agobian, no tengas problema en transmitir que prefieres dejarlas para más adelante cuando te hayas hecho con esta nueva situación.

En definitiva, los cambios de humor en la maternidad, ya sean durante el embarazo o después del parto, son incontrolables, pero sí es posible manejarlos y evitar que desemboquen en una depresión. Para ello, es muy importante que como madre no te exijas demasiado (ni tengas en cuenta las exigencias o presiones de los demás). Es cierto que durante esta etapa el estado emocional de una mujer sufre muchos altibajos, pero con tranquilidad, apoyo y paciencia, lograrás que los cambios de humor no te impidan disfrutar de esta maravillosa etapa.  Aprende a priorizar e intenta sacar siempre tiempo para consentirte un rato.

Noticias relacionadas
load