Hacerse respetar como madre

Hacerse respetar como madre

Enseñar a tus hijos a respetar a su madre y a su padre debe formar parte de su educación. Toma nota de estos consejos sobre cómo hacerse respetar como madre.

Buen modelo de comportamiento

No sólo con respecto a tus hijos, sino también con tu pareja. Debes tener en cuenta que, vosotros como padres sois el principal ejemplo y referencia para vuestros hijos, especialmente durante los primeros años de la infancia, en los que repiten cualquier actitud que vean. Por eso, evitad los comentarios hirientes, sarcásticos o molestos. Evitad los gritos y convertir el amor y el cariño en la principal forma de comunicación, así tendrán un buen modelo de comportamiento que imitar.

Ayudar en las labores del hogar

El trabajo de una madre nunca termina, aunque salga de la oficina, o, aunque trabaje sólo en casa porque siempre hay labores del hogar que hacer. Enséñales a echar una mano y que vean como todos, incluido tu marido, participáis en las tareas del hogar. El trabajo en equipo siempre es mucho mejor y más rápido. Hacerse respetar como madre comienza desde que son muy pequeños. Si les incentivas para ayudar en casa, estarás educándoles para que el día de mañana sean adolescentes más autónomos, independientes y respetuosos.

Tolerancia cero ante las faltas de respeto

Deben aprender que las faltas de respeto siempre tendrán consecuencias. Habla con tus hijos y explícales que ese tipo de comportamiento no puede volver a repetirse y que, si se repite, deberán reparar la falta.

Refuerzo positivo

Si tus hijos tienen un buen gesto como ayudarte con la compra, poner la mesa, decirte lo guapa que estás por la mañana… refuerza ese comportamiento con palabras de agradecimiento o felicidad hacia ellos. Es una manera de motivarles para seguir en esa línea.

No olvides que hacerse respetar como madre es fundamental para una correcta educación.

Noticias relacionadas
load