Mentiras piadosas que todos los padres han contado a sus hijos

Mentiras piadosas

Todos sabemos que no debemos mentir, pero existen algunas mentiras piadosas o mentirijillas que seguro te resultan familiares porque todos los padres han dicho alguna vez a sus hijos ¿Quieres saber cuáles son?

Tienes que comerte la verdura si quieres crecer

Ya no sabes que hacer para que coma verdura y sabes perfectamente que, aunque sus nutrientes son necesarios para el correcto funcionamiento de su organismo, en sí las verduras no harán que sus huesos se estiren de repente.

Si te portas mal, los Reyes Magos lo verán

¿Quién no ha recurrido alguna vez a esta mentira piadosa? Sabes que sólo es posible durante una temporada al año y que después se queda obsoleta pero en ocasiones ha resultado muy efectiva.

¡Ya voy!  O ¡Ya llegamos!

No para de llamarte de forma insistente y tú no paras de repetirle “ya voy”, cuando en realidad sabes que lo que le estás diciendo es “iré en cuanto termine”; pero es tu forma de ganar algo de tiempo.

No te pongas bizco o te quedarás así

Ya no sabe cómo llamar tu atención y no para de ponerse bizco. Lo encuentra muy gracioso, así que sólo te surte efecto decirle que si lo sigue haciendo se quedará así para siempre.

El clásico “¡ya llegamos!” suele ser muy recurrente, sobre todo, en los viajes largos. Igual tienes que repetírselo tres o cuatro veces, aún consciente de que faltan más de dos horas para alcanzar el destino, pero sabes que eso le tranquiliza.

A veces el objetivo es que se calmen, otras que te obedezcan y otras sólo quieres comprobar su reacción, el caso es que estas  mentiras piadosas que todos los padres cuentan a sus hijos seguro que también las habrás escuchado de tu propia madre o te has visto a ti misma diciéndoselas a tus hijos.

Noticias relacionadas
load