Problemas durante la lactancia

 

 

Problemas lactancia

El amamantamiento de tu bebé no resulta a veces nada sencillo, especialmente si eres madre primeriza ¡No te preocupes! Te contamos cuáles son los problemas más habituales que suelen surgir durante la lactancia para que sepas en qué consisten y no te pillen por sorpresa.

¿Qué hago si me pongo enferma?

Uno de los principales problemas durante la lactancia es caer enferma. Las enfermedades comunes como un catarro, no impiden que sigas dando el pecho, aunque probablemente te sientas más agotada. Sólo debes tener especial precaución con la ingesta de determinados medicamentos que sí están contraindicados durante la lactancia.

¿Cómo compatibilizo la lactancia con la vuelta al trabajo?

Puedes extraerte la leche para que otra persona se encargue de dársela a tu bebé y darle el pecho cuando tú vuelvas del trabajo. También debes saber que, según la legislación española, puedes solicitar una hora de lactancia en tu puesto de trabajo hasta que tu bebé tenga nueve meses o pedirte una excedencia durante el primer año de vida con derecho a conservar el mismo puesto de trabajo.

¿Puedo seguir amamantando si me quedo embarazada?

En principio no existe ningún impedimento físico ni médico para que sigas haciéndolo. El único inconveniente es que durante el embarazo entran en juego otras hormonas que disminuyen la producción de leche y cambian su sabor. Algunos bebés pueden notar ese cambio y rechazar el pecho. En otros casos, los pezones se vuelven mucho más sensibles y las tomas pueden resultar molestas.

Me duele mucho el pecho

Uno de los principales problemas que se producen durante la lactancia es el dolor en uno o los dos pechos. Puede deberse a una ingurgitación, es decir, los pechos producen más leche que la que extrae el bebé o a una obstrucción e infección de los conductos, más conocida como mastitis. En cualquiera de los dos casos la solución es extraer la leche, bien amamantando al bebé o con un sacaleches. No se debe abandonar la lactancia.

Noticias relacionadas